Chicos buenos, burda adolescencia

El sexo es parte de nuestra vida y no debería de ser un secreto que desde niños nos tocamos, mojamos la cama por los sueños húmedos y fantaseamos con el sexo opuesto. Sin embargo, siempre hay una presión por parte de los amigos en querer forzar todo. El primer beso, la primera relación sexual, etcétera. ¡Esto no es madurar!

undefined

Max (Jacob Tremblay) se encuentra en su recámara buscando un poco de pornografía a sus 11 años porque comienza a crecer. Su papá lo observa a escondidas y comprende que su hijo ha crecido. Este le avisa que saldrá de viaje por unos días y le ordena que no toque el dron, que no es un juguete, es una herramienta de trabajo. Mientras tanto en la escuela a Max, que no es uno de los chicos populares tiene su grupo de amigos: Lucas (Keith L. Williams) y Thor (Brandy Noon) que transcurren sus vidas entre series y videojuegos.

Sin embargo, a Max le gusta una chica de la escuela y lo invitan a una fiesta a la cual ella asistirá y no puede perdérsela porque será una fiesta de besos. Sus amigos y él toman el dron del papá para espiar a un par de jóvenes vecinas que seguramente besarán a alguien en la alberca. Ellas se dan cuenta y secuestran el dron de Max y de aqui en adelante es una ola de referencias a la madurez, al crecimiento y a las buenas amistades que con el tiempo van cambiando.

Gene Stupnitsky (The office) realiza su ópera prima con Chicos buenos bajo la producción de Seth Rogen es una película que, entre tantas cosas, te hace reír con las aventuras de estos tres chicos que además de lidiar con su inseguridad implícita de la edad, sus amores imposibles y calificaciones, deben aprender a que nada es para siempre, que los amigos cambian, pero que también todo este proceso duele y mucho.

Aunque es una comedia “burda” el tema de la adolescencia está muy bien abordado, los chistes no le quitan seriedad, al contrario, le proporcionan un desenfado de algunos de los dramas adolescentes, como lo es el divorcio de uno de los padres. De esta manera, entre bromas, inocencia y los chistes involuntarios para adultos, un coming of age se va desarrollando con buenas actuaciones y un excelente manejo de la nostalgia con la selección musical.

Chicos Buenos no da más de lo que promete y tampoco, creo yo, será una película que pueda ver más de dos veces. Pero te la pasas bien y mueres de risa todo el tiempo.

Por Luis Toriz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s